Testimonio de vida

TESTIMONIO DE VIDA

Así transcurría mi vida, hasta cuando un día X, llegó una información a la emisora donde se brindaban clases de movilidad para ciegos, por lo cual no dudé en contactarme y me puse en contacto con un profesor quien además de las clases de bastón, me informa que existen nuevas carreras profesionales. No dudé mucho y me puse a estudiar para dar la PSU y prepararme para las múltiples entrevistas que se venían.

En el año 2002, ingreso a la Universidad a estudiar Psicología, recuerdo una gran emoción cuando voy el primer día a clases, pero mi instancia no fue de las mejores, existía mucho individualismo y dificultades por parte del Departamento de la carrera “no existía inclusión”, al punto que las evaluaciones se me tomaban en el patio, caminando y sin tiempo adecuado, todo esto me provocó durar un par de años, pero finalmente tanto por parte de la institución y situación personal congelé la carrera. Sin duda, otra vez quedaba a la deriva y me preguntaba ¿qué iba hacer?, sin embargo, mi fe, perseverancia y entusiasmo no me hizo decaer, al contrario, me hizo buscarme a mí mismo que me gustaba y llegué a la conclusión que enseñar era lo que me satisfacía.

“Tengo la convicción que con la paciencia, tolerancia y perseverancia

¡SE PUEDEN LOGRAR MUCHAS COSAS EN LA VIDA!”

En el año 2006, ingreso por fin a estudiar algo que me llamaba la atención y era Pedagogía Diferencial, pude convalidar asignaturas por lo que en el año 2009 ya estaba titulándome como Profesor diferencial con Mención en Deficiencia Mental. Recuerdo que el primer día de clases la Directora de Carrera me hizo sentir una tranquilidad y un entusiasmo por esta hermosa carrera y descubrir mi verdadera vocación cuando me presentó la realidad de distintos niños y niñas con discapacidad.

En el año 2009, ingreso a trabajar a mi primer colegio en la comuna de Recoleta, donde tengo a cargo un curso variado, niños Down, Autistas, Deficientes Mentales y trastornos Motores, fue una experiencia increíble, cada uno tenía mucho que entregar y el sentir a un profesor con discapacidad se daba un hermoso apego disfrutando cada uno de los días que hice clases. Sin embargo, la vida me tenía otra cosa preparada y en el año 2011, llego a trabajar a la Comuna de Peñaflor, donde me incorporo al Programa de Integración escolar, me toca estar en tres establecimientos donde cada uno tenía mucho que aportar a mi experiencia pedagógica y donde yo también tenía mucho que entregar a cada uno de los estudiantes.

En el año 2014, decido con gran pena (pero con emoción), abandonar la Comuna de Peñaflor para incorporarme a la comuna El Monte a una Escuela vulnerable y, en el año 2015 a la actualidad desempeño funciones en la comuna de Talagante, pero siempre siendo parte del Programa de Integración, ha sido una experiencia difícil aunque tengo la convicción que con amor, tolerancia y entrega los aprendices saldrán adelante, creo que cada cambio de Establecimiento me ha permitido crecer profesionalmente, cada lugar de trabajo me ha entregado muchos aprendizajes. A la par de mi trabajo en escuela, hago clases en la Educación Superior tanto en modalidad online como presencial a las carreras de Pedagogía Básica, Diferencial y Psicopedagogía, además del área administrativa de gestión, es aquí donde puedo exponer mis experiencias y educar a futuros colegas con una entrega y vocación a la docencia. Así también a lo largo de estos años he podido ir perfeccionándome en mi área, tanto en post-títulos, diplomado y magister.

En el año 2017, con orgullo puedo decir, que conjuntamente con la familia, hemos hecho posible un sueño que en un inicio fue una tímida idea, pero que más tarde se concreta y creamos la Empresa IG&RO, cuyo fin es vender productos para personas ciegas a un bajo valor económico y poner a disposición una serie de materiales para revisar y descargar de forma fácil sin costo para nuestros visitantes.

Tal como dije al inicio, pese a las adversidades de la Sociedad, he logrado salir adelante y luchar con bastantes dificultades a lo largo de mi vida, pero en vez de decaer me ha dado fuerzas para tener una gran perseverancia y alcanzar mis metas; producto de ello, tengo la autoridad de hablar de diversidad e inclusión, creo que si todos ponemos de nuestra parte y ayudamos a quien tenemos a nuestro lado podemos tener un país más inclusivo con igualdad y equidad.

Con el paso de los días, llegaron los resultados y quedé en la Universidad para estudiar Derecho o pedagogía en filosofía. Pero ambas carreras no me llenaban del todo, por lo cual tomé la decisión de no estudiar y como no existían otras carreras para los ciegos donde pudiéramos estudiar, pensé que jamás iba a educarme en algo que me gustase, por lo cual mi cambio fue radical y me dediqué a trabajar en radios comunales obteniendo grandes éxitos y, cuando decidí estudiar Locución, ni una academia se atrevió a dar las posibilidades de hacerlo porque no sabían cómo enseñar a la gente ciega.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0